Claudia Degliuomini nos explica cómo creó las ilustraciones de ‘La almohada de los sueños’

“Ser ilustradora fue un sueño recurrente hasta que comprendí que si le dedicaba tiempo, esfuerzo y muchas ganas… los sueños se pueden hacer realidad”.

Son palabras de Claudia Degliuomini, la ilustradora de La almohada de los sueños (eBook), uno de los títulos de la Serie Naranja de la colección de Literatura Infantil y Juvenil de la editorial PEARSON, con la que hemos hablado para que nos cuente cómo ilustró esta preciosa historia.

“La almohada de los sueños fue un proyecto de puro placer, que realicé entre espacios. Grietas que quedaron entre los libros por encargo de diferentes editoriales”. Un proyecto al que dedicó, atendiendo a estas circunstancias, “tal vez más de un año”. “Es difícil calcular”, subraya.

El primer contacto de Claudia con La almohada de los sueños se produce gracias a una amiga que pensó que seguramente le gustaría ilustrar este texto. “Y no se equivocó”, recuerda Claudia, que luego contactó con su autor, Daniel Calmels, y le pareció interesante colaborar juntos en este texto.

“La historia tiene rasgos de leyenda, de la creación, de otros tiempos. De tiempos en los que las cosas tenían un propósito y estaban destinadas a una persona en particular. Creo que eso la hace interesante. En este momento de consumo de bienes y relaciones descartables, me gusta soñar que esto es posible”, añade. Para ilustrar sus libros, Claudia explica que “todo comienza con la lectura”. “Se repite varias veces hasta que encuentro el ambiente y a veces los personajes. Y después de un período de gestación, se sucede otro con bocetos y pruebas hasta encontrar el tono que me convence”, añade.

También recuerda que en este proyecto le atrapó la conexión con los sueños, “como un universo paralelo”, así como que al encararlo desde cero y sin diseño, “lo primero fue la distribución del texto en cada página” y que “en ese juego de ilustrar” agregó los pájaros, “que no estaban y que se adueñaron del relato”. Y precisamente cuando le preguntamos a qué personaje tenía más cariño, Claudia apunta que al pajarito de la última página, porque decidió que era él quien relatara la historia “pensando en un mundo donde los animales y las personas tenían otra conexión”.

La almohada de los sueños es un texto que puede destinarse a niños y adultos. ¿Y cómo encara esta doble perspectiva un ilustrador? “No es un tema que me quite el sueño. Yo ilustro desde los sentidos y me guío por la intuición. Creo que niños y adultos pueden comprender una historia en distintos niveles, cada uno desde su lugar. No hay que subestimar al lector, hay que darle posibilidades. Y muchas veces, cosas que no logran comprender en su totalidad, los anima a buscar mas allá”, nos explica. Claro que no hay que olvidar que detrás de este trabajo hay un gran bagaje: “Conocimientos que adquirí en la academia de bellas artes, en los diferentes talleres que participé, en artistas que admiro –como Anne Herbauts, “una ilustradora que siempre me inspira”- y en los avances que logro con cada trabajo”, agrega. “Necesito aislarme para conectar con lo que quiero transmitir” En resumen, para Claudia lo mejor de ilustrar es tener de primera mano la historia, y poder crear a partir de esa mirada. Mientras que lo peor podría ser el aislamiento y la soledad del trabajo. “Aunque en mi caso son necesarios para poder conectarme con lo que quiero transmitir”, apostilla. “Ilustrar da la posibilidad de crear personajes y lugares que no existen, hacer tangible la atmósfera que nos rodea y revalorizar elementos cotidianos. Y muchas veces la ilustración puede cambiar, cuestionar o enfrentar el sentido de la historia. Me da la posibilidad de opinar desde mi lenguaje, de crear un clima que acompañe o le quite dramatismo”, dice.

Sobre esto, Claudia cuenta que en una oportunidad le tocó ilustrar una historia muy oscura para niños pequeños –“realmente fantástica, pero desgarradora”, describe- y decidió utilizar una paleta cálida para bajar de intensidad, incorporando personajes amables que acompañaran al lector. “Y fue destacado como el mejor libro ilustrado del año”, recuerda. La almohada de los sueños es un libro de la colección de literatura infantil de la editorial PEARSON que podéis comprar online en formato libro, con un descuento del 5% sobre su precio, y en versión eBook, al increíble precio de 4 euros. También disponible en formato interactivo para iPad y iPhone en español, inglés y francés. Para consultar otros trabajos de esta fantástica ilustradora argentina podéis visitar su página web y su blog. Y si queréis conocerla mejor, os recomendamos que nos os perdáis sus respuestas a nuestros test de autores. ¡Gracias Claudia!

Artículo elaborado por Manuel Caro

Te presentamos a Claudia Degliuomini, ilustradora de ‘La almohada de los sueños’

Esta semana continuamos la sección Acércate a nuestros autores para que conozcáis a nuestros escritores e ilustradores desde un punto de vista más cercano. Y hoy te presentamos a Claudia Degliuomini, ilustradora de La almohada de los sueños (eBook), uno de los títulos de la Serie Naranja de la colección de Literatura Infantil y Juvenil de la editorial PEARSON.

1. Podría pasar horas…

En los negocios de materiales de arte, entre papeles, lápices, acuarelas, tintas. Siento que estoy entre amigos.

2. Un ídolo de tu infancia.

No sé si ídolo, pero sigo encantada por Gonzo de los Muppets.

3. ¿Qué película te habría gustado vivir?

‘Chocolat’ (2000), por su aire de magia y cuento.

4. Elige superpoderes.

El poder de teletransportarme en tiempo y espacio.

5. ¿Cuál es tu expresión más utilizada?

¡Vamos que podemos!

6. Un destino para perderse.

Traful, un pueblito entre montañas de la Patagonia argentina.

7. No me cansaría de escuchar…

El viento, la lluvia, un arroyo, los pájaros, la risa de mis hijos.

8. Número favorito.

El 21, dicen que es el peso del alma.

9. ¿Qué te hace sonreír?

Mi perrita tomando sol patas para arriba.

10. No soporto…

El ruido.

11. No me resisto a…

Al helado de frutilla con chispas de chocolate.

12. Un libro que no podemos dejar de leer.

‘La elegancia del erizo’, de Muriel Barbery.

13. La vida es de color…

¡Celeste, aunque te cueste!

14. Si pudiera reencarnarme, lo haría en…

Un pájaro.

Pleno al 15: Algo que guardas como un tesoro.

Un ammonites encontrado.

16 bits, la pregunta tecnológica: Ya no puedo vivir sin…

Mi computadora portátil, tan blanquita ella.

Para consultar otros trabajos de esta fantástica ilustradora argentina podéis visitar su web y también os recomendamos que no os perdáis su blog. ¡Gracias Claudia!

Entrevista realizada por Manuel Caro